Bienvenidos al blog de La guerra de los dos lados…

Saludos camaradas, desde mi oficina en Loyola Marymount University, ciudad de Los Angeles Caídos, Califas. Este es un blog “interno” para la comunidad de músicos, poetas y locos que nos reuniremos en la capital mexicana entre el 11 y el 20 de mayo en el Museo Universitario del Chopo.

Aquí postearemos y subiremos lecturas relacionadas con nuestro tema central: el papel del artista ante la violencia cuyo impacto se siente en ambos lados de la línea.

Hoy ofrecemos un par de enlaces con artículos que marcan un poquito del contexto político y social en el que Rubén, Raquel y Rafa viajan a México.

El reportero del Los Angeles Times en México y nuestro amigo Daniel Hernández escribe sobre el “Gentleman de Las Lomas” y las “Ladies de Polanco,” dos casos que enfocan la división extrema de clase en el D.F. y en la sociedad mexicana en general.

Y un titular en el New York Times de hoy sobre los cambios en la relación EEUU-México en cuanto al intercambio de información sobre el narcotráfico bajo la administración de Enrique Peña Nieto — cambios que preocupan a Washington.

Nótese el contraste con la relación binacional durante el sexenio de Felipe Calderón.

Será que el PRI regresa a su estilo de los viejos tiempos, la corrupción sazonada con una postura anti-gringa, o sea, cerrando las puertas a Washington precisamente para llegar a arreglos con los cárteles?

Salimos para México en poco más de una semana… mientras, estamos leyendo el libro Nuestra aparente rendición (antología editada por Lolita Bosch), proyecto que es un antecedente muy importante para “La guerra de los dos lados,” ya que lo nuestro es sencillamente un intento de llevar ese modelo a un contexto binacional, creando puentes entre comunidades de artistas en ambos lados de la frontera.

Así de sencillo… y así nuestro reto. Hacer fluir visiones de otro México, otro Estados Unidos, otra relación entre los países, otra política hacia la droga que significaría el fin de la guerra sin fin, otra manera de relacionar el cuerpo con el estado, otra economía que no tenga divisiones tan lacerantes para el cuerpo, otra manera de morir, otra manera de vivir.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s